Diferencias en coches de segunda mano y de ocasión

Diferencias en coches de segunda mano y de ocasión

Al comprar un vehículo, los consumidores tienen básicamente tres opciones: comprar un coche nuevo, adquirir un vehículo usado o comprar un coche de ocasión. Mientras que es obvio cómo son los vehículos nuevos, muchos consumidores pueden no saber la diferencia entre un vehículo de segunda mano y uno seminuevo certificado o de ocasión. Para que pueda tomar la mejor decisión, le explicamos las diferencias entre ambos basándonos en los datos proporcionados por expertos en el mundo del automóvil como Automotor10.

Vehículos de segunda mano

Para empezar, la mayor ventaja de un coche de segunda mano o usado es el ahorro: los precios de los coches usados se pueden negociar y son más económicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la compra de un vehículo usado no impide que los consumidores adquieran una garantía ampliada: los compradores son más que bienvenidos a seguir ese camino si es necesario. Otra ventaja de comprar un coche usado es la depreciación. ¿Qué significa esto? Básicamente, que esa caída de valor es absorbida por el primer propietario del coche y el comprador de un coche usado no pierde valor tan rápidamente en su compra.

Además, hay varias formas de comprobar el historial de un vehículo. Algunas de ellas son Autocheck, CarFax y safecar.gov. Ahora bien, estos sitios web no son infalibles, principalmente por el hecho de que un informe de historial limpio no significa que el vehículo no haya sufrido un accidente. Por eso, es importante que un mecánico independiente de confianza inspeccione el vehículo. En este caso es importantísimo perder el tiempo investigando, ya que te ahorrarás posteriores disgustos.

Vehículos de ocasión

Los vehículos de ocasión se usan poco, se inspeccionan a fondo y se reparan si es necesario. Además, los vehículos de ocasión están cubiertos por una garantía ampliada respaldada por el fabricante. Tenga en cuenta que la garantía incluida no es la misma que la cobertura de un vehículo nuevo. Claramente, comprar un vehículo de ocasión puede provocar menos dolor de cabeza que uno de segunda mano, pero de nuevo, es importante que un mecánico de confianza inspeccione el vehículo. Los vehículos de ocasión suelen tener menos kilómetros, menos problemas y requieren menos reparaciones que un coche usado durante meses o años.

Los vehículos de ocasión son a menudo seleccionados, tienen menos kilómetros y son vehículos más limpios que cuentan con un historial intachable. Los coches de ocasión también pueden pasar una inspección de varios puntos para comprobar los sistemas o componentes que pueden necesitar reparación.

Además, los programas de este tipo de automóviles también ofrecen beneficios adicionales, que pueden incluir la asistencia en carretera, mantenimiento gratuito, suscripción a la radio por satélite y cobertura por interrupción de viaje, todo ello dependiendo del programa. Entonces, ¿merece la pena pagar unos cuantos euros de más por la tranquilidad? Realmente depende de la intención del consumidor y de lo que valore el hecho de hacer una gran compra.

Así que, en realidad, no hay una diferencia abismal entre el vehículo de segunda mano y el de ocasión: ambos son usados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies