Deficiencia de vitamina D: síntomas, riesgos y cómo prevenirla

Deficiencia de vitamina D: síntomas, riesgos y cómo prevenirla

Las vitaminas son imprescindibles para nuestra salud. Son sustancias que el cuerpo necesita y mejoran nuestra calidad de hoy. Si sientes que algo no marcha bien, es posible que tengas carencia en alguna de estas vitaminas. Con un seguro de salud puedes realizarte las pruebas necesarias para encontrar dónde está el problema y seguir el tratamiento oportuno. 

Hoy ponemos el foco en la deficiencia de vitamina D, ya que puede ser más habitual de lo que pensamos y esta carencia puede no dar síntomas demasiado visibles. 

¿Qué pasa si tengo vitamina D baja?

La función principal de la vitamina D es absorber el calcio que consumimos a través de los alimentos. Si presentamos una deficiencia de vitamina D, podríamos tener a su vez déficit de calcio y presentar problemas de huesos a futuro, como osteoporosis o raquitismo. Además, también es muy importante para proteger el sistema inmunitario e incluso el muscular. 

Según los datos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, en España el 80% de las personas mayores de 65 años tienen la vitamina D baja. Es importante cuidarla a cualquier edad, pero especialmente en esta etapa vital.

Análisis de la vitamina D

Para hacer un análisis de vitamina D y valorar si tenemos deficiencia o si estamos en unos niveles saludables, la prueba más indicada es el análisis de sangre. Mediante esta analítica podremos conocer sus valores, que pueden aparecer expresados de dos maneras: 25-hidroxivitamina Do 1,25-dihidroxivitamina D.

Síntomas de la deficiencia de vitamina D

Este déficit puede ser silencioso y no presentar síntomas hasta que los niveles son muy bajos y se han mantenido así durante mucho tiempo. En algunos casos, el paciente manifiesta sentir cansancio, insomnio, caries, gingivitis, debilidad muscular o dolor en la cadera o las lumbares. 

Incluso, puede afectar al estado de ánimo, haciendo que el paciente experimente unos mayores niveles de tristeza, depresión, apatía…

Riesgos de la vitamina D baja

Son varios los riesgos que se pueden atribuir a una deficiencia de vitamina D. Los más habituales son la osteoporosis, el raquitismo y los problemas dentales. Además, en los casos más extremos también  puede dar lugar a ciertas enfermedades cardíacas y también a diabetes.

Cómo prevenir la deficiencia de la vitamina D

Aquí entran en juego dos factores: la alimentación y el estilo de vida. Una particularidad muy curiosa de esta vitamina es que podemos obtenerla fuera del menú. El cuerpo toma vitamina D de forma natural a través de la exposición al sol. Hay que tener cuidado con esto y no pasarse, ya que la exposición al sol prolongada sin protección puede dar lugar al envejecimiento de la piel y al cáncer. 

Los últimos estudios apuntan a que con 10 minutos al día de exposición al sol sin protección se pueden mantener los niveles de vitamina D adecuados. 

Alimentos ricos en vitamina D

Estos son los alimentos que debes incluir en tu menú para obtener vitamina D a través de la dieta:

  • Pescados azules como el salmón, las angulas, el atún o la sardina.
  • Yema de huevo.
  • Mantequilla.
  • Hígado de vacuno.
  • Crustáceos.
  • Champiñones.
  • Moluscos.
  • Leche entera.
  • Quesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies