La importancia de una correcta alimentación para estar saludable

 

Paradójicamente, vivimos en una sociedad en el que los índices de obesidad y la esperanza de vida aumentan año tras año. Si a esto le sumamos que nos encontramos cada vez con unos índices de obesidad en constante crecimiento, surge una situación que debemos plantearnos: nos estamos alimentando correctamente? Qué papel tienen los productos químicos en nuestra dieta?

 

Son muchos los expertos, estudios y publicaciones que abogan por unos hábitos de vida saludables para una correcta salud tanto física como mental.

 

La preocupación por el culto al cuerpo es otro fenómeno a estudiar. Cada vez es más común encontrar personas de toda índole (situación económica, sexo y edad) realizando ejercicio con tal de cuidar su aspecto físico. Desde las sesiones más livianas de yoga hasta triatlones, lo que ha supuesto la irrupción del fitness en nuestra sociedad parece no tener límites.

Sin embargo, muchas otras personas deben practicar ejercicio no por hobby sino como tratamiento para enfermedades. Mantener un peso saludable, una correcta musculatura y unas articulaciones sanas puede traducirse en calidad de vida para aquellas personas que sufren dolencias crónicas o cuyos tratamientos deben ser paliativos.

 

Es importante que, además, se tengan en cuenta los aspectos básicos nutricionales para mantener las constantes a raya: monitorizar la presión arterial, el colesterol, el azúcar en sangre o el valor de ciertas hormonas como el cortisol o las tiroides será clave para el paciente, evitando riesgos innecesarios.

 

Consumir alimentos orgánicos e integrales y alejarse de preparados y envasados es una costumbre que todos deberíamos aplicar. Para aquellos que practican deporte de forma profesional el consumo de suplementación deportiva también puede ser algo a valorar. Hoy en día pueden encontrarse complementos para cualquier disciplina, objetivo y nivel de entrenamiento.

 

Adopta una dieta mediterránea, olvídate de azúcares y productos refinados, intenta consumir legumbres, frutas y verduras y limita el consumo de carnes rojas a una vez por semana. No es complicado, únicamente basta con que estos pequeños gestos se traduzcan en hábitos para el día a día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *