La militarización del noreste de Asia es condenada por China y Rusia

Rusia y China

Tras la octava sesión de conversaciones entre Rusia y China sobre la seguridad, la Cancillería emitió un comunicado en donde se expresaba la condena de la militarización del noreste asiático, exponiendo que este hecho puede conllevar a un problema bélico en la región.

Las negociaciones se llevan a cabo entre el vicecanciller de Rusia Ígor Morgúlov y Kong Xuanyou, representante del gobierno chino.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia calificó la militarización como una acción destructiva para la estabilidad y la seguridad de ambos países, además de traer consigo como consecuencia un conflicto militar de gran escala. Ambas partes expresan que niegan rotundamente el uso de cualquier tipo de fuerza para resolver la problemática en la región, sea cual sea su procedencia.

La alternativa que la Cancillería propone es una resolución pacífica. Una vía político-democrática con la cual han expresado su fuerte compromiso. El comunicado reafirma la necesidad de trabajar en conjunto con todos los países involucrados e iniciar las negociaciones lo antes posible y, de esta manera, encontrar la solución que ponga un fin definitivo a los problemas del noreste de Asia.

Como base para la resolución de la militarización del noreste asiático, el Ministerio sugirió usar la “hoja de ruta ruso-china” sobre la normalización de Corea. A principio de julio, Pekín y Moscú declararon una moratoria sobre el programa de misiles y armas nucleares en Corea del Norte, y los ejercicios de EE. UU. y Corea del Sur sobre el país. La idea es llevar a cabo acciones que lleven a avanzar en la desnuclearización en la península coreana.

Ante estas propuestas de Rusia y China, Pyonyang no expuso respuesta alguna. Hizo caso omiso al asunto y expresó haber tenido un ensayo exitoso con una bomba de hidrógeno, la cual quiere colocar en las Ojivas de Misiles Balísticos Internacionales (ICBM). Este sería ya el sexto ensayo atómico exitoso de Corea del Norte, a pesar de las constantes amenazas y negociaciones para el cese de estos ensayos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *